Materialidad del EINF

 

 El concepto de materialidad en el EINF


Teorizando sobre este aspecto, y atendiendo a la diversidad regulatoria sobre “sostenibilidad”, se manejan muchos conceptos: importancia relativa, grupos de interés, impacto, cadena de valor, expectativas internas y externas, etc, pero en definitiva, es difícil establecer unos parámetros y unos criterios fijos y permanentes, aplicables de la misma manera en todas las circunstancias, a cualquier empresa, a cualquier sector y en cualquier área de influencia (geográfica y social).


En este contexto, ¿qué información hay que tratar en el EINF?, y sobre todo, ¿con qué alcance y profundidad debe una PYME reportar su información no financiera?


La clave para dar respuesta a esta doble cuestión es la “Materialidad” que,  tratándose de información no financiera, es doble (*).


En primer lugar, hay que reflexionar y concluir cuales son los asuntos que realmente son importantes y relevantes para la PYME.


En segundo lugar, hay que determinar sobre cuáles de esos asuntos, tienen el equipo directivo de la PYME y sus accionistas, verdadera capacidad de gestión.


En definitiva, y poniéndonos en una situación extrema, un asunto realmente importante y relevante para una PYME como puede ser la generación de residuos en su proceso productivo, en la medida en que ni su equipo directivo ni los accionistas tuvieran capacidad alguna en absoluto de gestionar y mejorar esa situación, sería inmaterial, y por tanto, no se debería de reportar en el EINF. Lógicamente, esta situación extrema es absurda, porque siempre existe una capacidad de gestión en ese sentido, pero nos puede ayudar a entender el proceso de construcción de la “materialidad” del EINF.



(*) La materialidad en un contexto de Información financiera es única.