Salud y bienestar

Desde las épocas de la primera y segunda revolución industriales, los empresarios y directores de producción y fábrica que se preocupaban por la salud y bienestar de sus empleados sabían que tenían mucho ganado en cuanto a motivación y por tanto en productividad. Sabían que empleados bien alimentados y saludables disminuían los accidentes laborales y generaban un mejor clima empresarial. Sin saberlo, algunos de aquellos empresarios ya eran auténticos visionarios.